Planificación, una jugada maestra para que tu viaje sea todo un éxito

por TheFunPlan

¿Se acercan tus ansiadas vacaciones y no tienes ni la más remota idea de dónde vas a ir? ¿Has esperado hasta última hora y todos los precios te parecen muy elevados? ¿Has llegado al hotel y te has dado cuenta de que te has olvidado la ropa interior en casa? ¿Te has perdido la visita a un castillo espectacular porque estaba cerrado? ¿Quieres organizar un viaje y no sabes por dónde empezar? ¡Enhorabuena!, estás en el lugar adecuado porque nosotros te vamos a contar cómo planificar tu viaje para que todo salga perfecto.

1. Búsqueda de información

Es fundamental tener claro nuestro destino, es decir, el lugar en el que vamos a disfrutar de unas idílicas vacaciones pero, sobre todo, es importantísimo hacer una búsqueda en profundidad de todos los lugares de mayor interés, las actividades que podemos realizar, los horarios de visitas, los hoteles o apartamentos en los que nos podemos alojar, etc. Además, resulta de gran importancia que todo este trabajo de investigación lo realicemos con tiempo, ya que esto nos va a permitir encontrar precios mucho más económicos que si esperamos a última hora y lo reservamos todo deprisa y corriendo.

2. Elegir el alojamiento

Una vez está claro el destino de nuestras vacaciones, es hora de centrarse en el alojamiento. Para ello, lo primero que tenemos que pensar es en nuestras necesidades, es decir, no es lo mismo organizar un viaje en plan mochilero que una escapada romántica o tener que viajar por motivos laborales, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que si buscamos un hotel con tiempo nos permitirá ahorrarnos unos eurillos, ya que los dos mayores gastos que realizamos al viajar son los de alojamiento y transporte. Asimismo, una buena opción a tener en cuenta es la de buscar un apartamento que disponga de cocina. Esto no quiere decir que no podamos disfrutar de la maravillosa gastronomía del lugar, simplemente sería una forma distinta de hacerlo, ya que podríamos obtener productos locales de calidad mientras damos un agradable paseo por el mercado central de nuestro destino. Luego, podríamos atrevernos con recetas nuevas y disfrutarlas en el apartamento en el que nos estemos hospedando. De esta forma, se podría combinar comer fuera un menú al mediodía y tomar el desayuno y la cena en nuestro alojamiento.

Evidentemente, esto no es una opción para aquellas personas a las que no les guste cocinar o prefieran tenerlo todo hecho. Sin embargo, es un buen método para ahorrarse el dinero de los típicos desayunos continentales de los hoteles y de algún que otro menú del restaurante.

3. Elegir el restaurante

Si quieres probar la auténtica gastronomía del lugar y que tu bolsillo no sufra demasiado, sería muy útil que preguntaras a los lugareños dónde irían ellos a comer. Lo más probable es que te recomienden un restaurante que se encuentre fuera de las zonas más turísticas. Estos restaurantes tienen menús más económicos y con cartas repletas de platos mucho más tradicionales ya que, por su ubicación, no están enfocados a un público turista. Asimismo, es imprescindible que, en la era de la tecnología, mires las reseñas que aparecen en Google u otras plataformas como TripAdvisor, en las que miles de usuarios valoran un sinfín de negocios, lo que resultará de gran ayuda a la hora de elegir un restaurante con una buena relación calidad-precio.

4. Tener siempre un plan B

A pesar de tenerlo todo bien organizado, es inevitable que de vez en cuando surjan imprevistos. No obstante, sí que está en nuestras manos tener un plan B por si nos encontramos en la terrible situación de que alguna de las actividades que hemos planeado se haya ido al traste por motivos ajenos a nuestra voluntad.

Un buen plan B, cuando el tiempo ha decidido saltarse todos los pronósticos y arruinarnos nuestra ruta turística, es revisar el recorrido que teníamos pensado y visitar los lugares que no se encuentren al aire libre: museos, castillos, galerías de arte, etc. Si esto ya lo hemos hecho podemos relajarnos en alguna cafetería o cervecería y disfrutar del ambiente del lugar. Igualmente, podríamos ir a pasar un rato agradable al cine mientras vemos alguna de las últimas películas que haya disponible en cartelera.

Otra de las opciones es visitar el casino de la ciudad, si es que lo hay. Eventos, cenas y diversión se pueden encontrar en estos centros lúdicos. Antes de embarcarte en la aventura del casino, sería conveniente conocer el plan del lugar. En muchas ocasiones se realiza una cena con un menú de alta calidad, un espectáculo acorde con la noche temática y, para finalizar, muchos comensales juegan al póker, roulette o a las tragaperras. No te preocupes si eres novel en este ámbito, expertos en el sector como 888 facilitan tragaperras online de 888 o roulette, entre otros para conocer el juego antes de empezar.

5. La maleta solo con lo imprescindible

Hay personas que cuando viajan se llevan la casa entera detrás, lo cual conlleva una serie de inconvenientes. Por ejemplo, si viajas en avión debes tener en cuenta el peso máximo de la maleta para que no te cobren extras. Asimismo, si llenas demasiado tu equipaje no dispondrás de espacio para guardar ningún souvenir. Igualmente, si decides viajar en tu propio coche, un exceso de peso provocará que consumas una cantidad mayor de gasolina durante el trayecto.

Para evitar que esto suceda lo mejor que puedes hacer es una buena lista de imprescindibles, así no olvidarás nada importante y te resultará más fácil organizar tu equipaje. De igual modo, es importante la forma en la que metemos las cosas en nuestra maleta, ya que podemos conseguir ganar espacio para poder guardar en ella aquellos productos nuevos que podamos adquirir durante nuestro viaje.

Por supuesto, uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de preparar la maleta es tener claro el tiempo que hará en el lugar en el que hemos decidido pasar nuestras vacaciones. Para ello basta con consultar la página oficial de AEMET o descargarse cualquier aplicación para el móvil como AccuWeather o WeatherBug para saber con una gran precisión las previsiones atmosféricas.

Otros posts que te pueden gustar

Deja un comentario

15 − doce =