Xana en Los Ancares

Los viajes de Xana

Hola amigos funplaneros:

El primero de los viajes de Xana que os contaremos es el último que hicimos con ella. El pasado puente de diciembre nos acercamos por consejo de un amigo a Los Ancares, comarca que reparte su territorio entre Lugo y León. El consejo del amigo incluía alojamiento en La Posada de Campa da Braña. Este consejo no podría haber sido mejor ya que el sitio está muy bien de precio, los dueños son realmente cercanos, ofrecen comida casera y aceptaron con gusto a la pequeña Xanita . Cuando fuimos, además, tuvo lugar una pequeña reunión de músicos que nos acogieron en su grupo como si nos conocieran de toda la vida además de amenizar la velada con buena música en directo. Sencillamente genial.

La zona es perfecta si te gusta el  senderismo. Nosotros hicimos la ruta 3 Bispos que comienza muy cerca de La Posada. Es una ruta muy fácil y agradecida. Apta para todos los públicos.

Los viajes de Xana. Subiendo los Ancares

 La pequeña Xanita, amante de las zonas altas desde donde poder otear el horizonte, nos hizo saber con su actitud que habíamos acertado con el sitio. Tras una caminata de dos horas llegaba la relajación y el disfrute de las maravillosas vistas. Una auténtica gozada. No hay ni habrá, en mi opinión, nada que fabrique el humano capaz de sustituir la sensación que provoca llegar a un sitio así. Allí puedo aprendo a disfrutar de todo porque soy más consciente de lo pequeño e insignificante que soy y de lo poco que le importo a este indiferente planeta. Mis problemas y preocupaciones se hacen, conmigo, más pequeños también.

Al volver nos perdimos intentando hacer circular nuestra ruta de ida y vuelta. Esto nos hizo aprender a no confiarnos en la montaña ya que hubo momentos de nerviosismo y mucha incertidumbre. Tras convencernos de que estábamos casi perdidos decidimos volver por nuestra ruta pero la vuelta a la senda original nos obligó a esforzarnos al máximo trepando una ladera llena de denso  matorral. Avanzar 100m nos llevaba 20 minutos y un esfuerzo enorme. Tuvimos suerte y localizamos el camino ya cerca del ocaso. Pocas veces saboreamos tanto una cervecita y una cena como la que nos  esperaba esa noche. No hay mal que por bien no venga, dicen.

Los viajes de Xana. Ancares

Al día siguiente, ya sin ganas de monte, decidimos conocer la zona de un modo más “civilizado”. Tras despedirnos de nuestros nuevos amigos nos fuimos en coche a Piornedo donde, por consejo del dueño de La Posada, visitamos La Palloza Museo. Cuando vayáis no dejéis de decirle al dueño que “está hecho un cabrón”. Es la contraseña así que no temáis por vuestra integridad física. O sí.

El viaje remató con la vuelta a casa dando un pequeño rodeo para conocer la sierra desde la carretera. Daban ganas de pararse en cada esquina pero la bat-señal de la oficina me recordaba que quedaba poco para que fuera lunes a las 8:30.

Espero que os animéis a visitar esta preciosa esquina de Galicia. No os arrepentiréis.

Sed felices.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − dos =