Visita fugaz a Roma, Pisa y Florencia

Monumento a Vittorio Emanuele
Monumento a Vittorio Emanuele

El año pasado tuve la oportunidad de hacer un crucero para celebrar el viaje fin de carrera. Experiencia recomendable donde las haya, esta ruta en barco por el Mediterráneo me dio la posibilidad de conocer ciudades increíbles en unas pocas horas. Lo cierto es que en estos viajes no da tiempo a ver mucho, pero si os sabéis organizar veréis lo imprescindible e incluso os dará tiempo a haceros fotos, comprar souvenirs y probar la gastronomía típica del lugar. Os cuento mi experiencia de crucero por estas tres ciudades italianas ¡Ciao!

ROMA

Caótica, llena de vida, con muestras de arte en cada esquina, así es Roma. Para definirla necesitaría más de un post a pesar de que sólo pude pasar unas horas allí, pero espero transmitiros lo que a mí me inspiró la ciudad eterna en este viaje. En las paradas de los cruceros tienes que ver todo contrarreloj, así que no perdamos el tiempo porque ¡nos vamos a Roma!

San Pedro del Vaticano
San Pedro del Vaticano

La primera parada del viaje fue la Plaza de San Pedro. Situada en el Vaticano, uno de los 6 microestados europeos, en esta famosa plaza podéis contemplar la espectacular Basílica de San Pedro, el Obelisco Vaticano y la Columnata de Bernini, dos muestras del arte de la época.

Si vais con tiempo podéis esperar cola y entrar en el interior de la basílica, ya que la belleza artística es impresionante. En mi caso no pudimos entrar por la falta de tiempo, pero es una de las cosas que tengo pendientes en mi futura visita a Roma.

Alucinados con la belleza de este lugar, la ruta continúa por las calles de Roma. Nuestra siguiente parada fue el Panteón de Agripa, un edificio construido por Adriano y considerado el mejor conservado del antiguo Imperio Romano. Muy cerquita del panteón se encuentra la Piazza Navona, una inmensa plaza con tres impresionantes fuentes en la que además de belleza arquitectónica encontraréis buen ambiente, heladerías y restaurantes con muy buena pinta y tiendas y puestos callejeros de todo tipo.

Fontana di Trevi
Fontana di Trevi

A unos 10 minutos de esta plaza se encuentra uno de los símbolos por excelencia de la ciudad, la Fontana di Trevi. De estilo barroco y con detalles cuidados minuciosamente, esta fuente es uno de los sitios más frecuentados de la ciudad. A mi me impresionó tanto por su envergadura como por su belleza y creo que en alguna escapada a Roma esta visita es imprescindible. Por supuesto, como cuenta la leyenda tiramos a la fuente las monedas con la mano derecha así que… ¡espero volver a roma!

Por esa zona podéis aprovechar para comer algo rápido y barato en alguno de los puestos que se esconden entre las tiendas de souvenirs. Mi recomendación es que probéis la pizza de alguno de estos puestos. Deliciosa, a buen precio y servida para llevar, esta gran porción de pizza (porque tienen un tamaño considerable) os darán las fuerzas suficientes para continuar visitando roma.

Otro de los lugares que me conquistó por su encanto fue la zona de la Plaza de España (Piazza di Spagna en italiano). Con una impresionante escalinata que conduce hasta la iglesia Trinità dei Monti, en la Plaza de España podemos ver edificios como la embajada de España y una fuente de estilo barroco llamada Fonte della Barcaccia.

Monumento a Vittorio Emanuele
Monumento a Vittorio Emanuele

Roma cuenta con multitud de plazas y otra de las más conocidas es la Piazza Venezia, donde se encuentra un impresionante monumento de color blanco impoluto que data del 1911 y fue construido en honor al rey Victor Manuel II. Llamado Monumento a Vittorio Emanuele II, en esta construcción destacan tanto las esculturas como las banderas de Italia que ponen el toque de color a este especial monumento.

Otro de los imprescindibles en un viaje a Roma es sin duda el Coliseo. Este anfiteatro romano está situado en el centro de la ciudad y es uno de los monumentos simbólicos de la Roma Antigua y uno de los más visitados.

A pesar de que es imposible conocer todo Roma, creo que en las horas en las que para el crucero es posible descubrir al menos una pequeña parte importante de Roma, ¡hasta aquí mis recomendaciones en Roma!

PISA

Y de Roma nos vamos a Pisa. Capital de la Toscana y perteneciente a la región homónima, Pisa es una pequeña ciudad famosa por sus torres y edificios. ¡Conocemos Pisa!

Torre de Pisa
Torre de Pisa

Si hay algo que llama la atención en Pisa es sin duda su torre. Situada en la Piazza dei Miracoli o Piazza del Duomo, una amplia plaza con un cuidado césped verde, encontraréis la torre inclinada más famosa del mundo. Además de haceros las míticas fotos sujetando la torre (que todos nos hemos hecho) podéis aprovechar para mirar a vuestro alrededor porque encontraréis verdaderas maravillas. El Duomo, catedral de estilo medieval,  el Baptisterio, de estilo románico y construido en honor a San Juan Bautista y el Camposanto, un antiguo cementerio de gran belleza arquitectónica, son algunos de los monumentos que encontraréis en esa zona. Plaza llena de historia y arte, la Piazza dei Miracoli es perfecta también para descansar gracias a sus amplias zonas verdes y a las vistas que allí contemplaréis.

Baptisterio Pisa
Baptisterio

Cerca de esta zona encontraréis algunos puestos en los que comprar por ejemplo auténtica pasta italiana de colores y con formas de torre de Pisa u otros monumentos italianos importantes, un regalo con el que además de ser originales quedaréis muy bien.

No podéis iros de Pisa sin visitar otras maravillas como su Jardín Botánico, considerado el más antiguo del mundo.

FLORENCIA

De todo el viaje creo que Florencia fue mi ciudad preferida. Elegante, tranquila, bohemia…Florencia fue un gran descubrimiento.

En el recorrido por Florencia me impresionó el Duomo de Santa María del Fiore. Situada en la Plaza Croce, en el casco antiguo, y diseñada por Bruneleschi, tanto la cúpula como la fachada de esta catedral llaman la atención por su impresionante belleza. Esta zona está siempre llena de gente y tanto enfrente de la catedral como en las calles aledañas podréis encontrar tiendas de souvenirs u otras tiendas para visitar o comprar algún recuerdo.

Ponte Vecchio
En el Ponte Vecchio

Florencia es conocida entre otras cosas por sus puentes y en mi visita a la ciudad tuve la oportunidad de ver dos de los más importantes. El Ponte Vecchio es el más conocido y se encuentra muy cerquita de la zona del Duomo. Desde aquí podréis contemplar unas vistas espectaculares y deleitaros con la delicada arquitectura tanto del puente como de los edificios de alrededor. Además, la calle que sube hacia el puente está llena de joyerías, tiendas lujosas y pastelerías así que si tenéis tiempo aquí podéis aprovechar para hacer un receso y disfrutar de alguno de los dulces o helados que venden en estas pastelerías.

Otro de los puentes fundamentales es el Puente Santa Trinidad. Situado sobre las aguas del río Arno, este puente es el puente de arco elíptico más antiguo del mundo. Desde el Ponte Vecchio veréis en primer plano uno de los puentes con más historia de la ciudad.

La Piazza de la Signoria de Florencia es, a mi juicio, otro de los lugares que hay que visitar si o si. Situada en el centro de la ciudad, esta plaza se encuentra entre el Duomo y el Ponte Vecchio y es una de las zonas de más vida y ambiente de la ciudad. En ella podréis apreciar varias construcciones de gran belleza como el Palazzo Vecchio, la Loggia de la Signoria o el palacio Uguccioni pero lo que más os sorprenderá, sin duda, es la colección de esculturas que encontraréis en ella. Una representación de gran tamaño del David de Miguel Ángel, la Giuditta o el Perseo son una pequeña muestra de todo lo que allí podréis contemplar.

Plaza de la República
Plaza de la República

Y hablando de plazas, muy cerca se encuentra también la Plaza de la República, una amplia plaza con gran encanto. Con puestos callejeros, un tiovivo, tiendas, bares, restaurantes…esta plaza es perfecta para hacer un break y cargar pilas para continuar descubriendo los rincones de Florencia. Para los devoradores de libros os cuento un secreto, en esta plaza se encuentra el Giubbe Rosseun café-literario con siglos de historia.

Como veis, es posible aprovechar las pocas horas que duran las paradas de los cruceros para hacer turismo y hacerse una ligera idea de cómo es una ciudad. ¡Nos vemos en el siguiente capítulo!

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 5 =