Mi vida como Erasmus I

Mi vida como Erasmus

Para muchos de vosotros comienza una nueva experiencia en el extranjero. Os asaltarán las dudas, los miedos y las inseguridades ante un panorama un tanto diferente. Sin embargo, echando la vista atrás, ¡os aseguro que va a ser el mejor año de vuestras vidas! Hoy os traigo unos pequeños consejos y experiencias sobre el Erasmus que espero os sirvan de ayuda en esas primeras semanas difíciles. Tras mi estancia en Croacia, la realidad es que echo en falta su comida, su gente ¡y hasta su peculiar idioma! Pero ya sabéis que soy una enamorada de los Balcanes <3

Piso

Buscar piso Erasmus

El eterno dilema entre buscar directamente en el país de destino, apostar por la reserva online o decidirse por una de las residencias universitarias.

Supongo que dependerá mucho del país que hayáis elegido y de vuestro presupuesto. Personalmente, yo decidí alquilar una habitación por Internet para evitarme gastos extra al llegar en albergues u hostales. La residencia no era una opción porque justo ese año estaba cerrada por reformas. Gracias a los foros de Facebook (si estáis atentos podéis encontrar alguna buena opción en los grupos Erasmus) encontré una habitación que se ajustaba a lo que buscaba así que pagué la fianza y no tuve ningún problema.

Una vez allí, y tras confirmarme la prórroga Erasmus en Navidad, decidí mudarme con mis compañeros a un piso más céntrico y barato. Al tener un contrato por pocos meses, no hubo ningún problema y la búsqueda fue mucho más sencilla: ya conocía los barrios y los precios, de modo que evité timos que probablemente en un principio me hubiesen parecido un buen trato.

Consejito: Si podéis evitar las agencias inmobiliarias online, os ahorraréis sustos de última hora por cobros extra del alquiler.

Teóricamente parecen más seguras que alquilar a particulares, pero la experiencia de algunos compañeros dista de esa realidad: muchas exigen cobros no estipulados una vez llegado al destino y no se preocupan si hay problemas en el piso.

 

La universidad

Universidad Erasmus

Las primeras semanas serán muy caóticas. Odiaréis la oficina de alumnos internacionales, viviréis pegados al mail para recibir ese enrevesado Learning Agreement y lucharéis para convalidar vuestras asignaturas. Mi experiencia en Croacia fue agradable, ya que a pesar de su eterna calma, resolvieron todos mis problemas de una forma u otra.

El programa Buddies

Esa primera semana en la que no sabéis donde está la oficina de vuestro tutor, qué papeles tenéis que entregar o simplemente a qué bar deberías ir, los buddies pueden ser de gran ayuda. En Zagreb existía un programa, al igual que en muchas otras Universidades, en el que nos asignaban un compañero local para hacernos más sencilla la llegada. Obviamente, podéis tener más o menos suerte, pero lo cierto es que siempre sacaréis algo positivo.

El ESN

ESN ZagrebLa famosa ESN es una organización de voluntarios que os bombardeará por las redes sociales con noticias de fiestas, viajes, cursos o talleres. En un principio puede ser positiva para conocer gente, aunque bajo mi punto de vista era “demasiado” Erasmus. Me gustó más conocer gente croata y descubrir con ellos sus rincones, su comida o su música, aunque eso supongo que también depende de los gustos de cada uno.

El sistema educativo

Una de las muchas ventajas del programa Erasmus es descubrir el sistema educativo de otros países. En Zagreb tuve la oportunidad de cursar asignaturas que en mi Universidad no existen (como Fotografía y Escenografía), algo que me pareció muy interesante. Además, allí descubrí una educación menos teórica que me pareció más útil para el mundo laboral. El idioma en un principio es un escollo, pero poco a poco te acostumbras a estudiar en inglés y eso te permite avanzar en tu capacidad lingüística. ¡Todo ventajas!

Consejito: Algunas Universidades ofrecen una movilidad horizontal entre Facultades para cursar otras asignaturas.

Es un proceso algo tedioso, porque tenéis que rellenar papeles extra, recibir el consentimiento de vuestro coordinador y la aceptación de la otra Facultad, pero puede ser muy enriquecedor. En mi caso, pude acudir a la Facultad de Artes de Zagreb y a la Escuela de Diseño para complementar mis estudios de Comunicación. Fue todo un descubrimiento y una de las mejores decisiones.

Más adelante os contaré más experiencias sobre mi Erasmus, pero si tenéis alguna duda, ¡no dudéis en contactarme! Y ahora… ¡A disfrutar del que será el mejor año de vuestras vidas!

Escrito por
More from Elena R. Flores

Zagreb en un día

Cuando elegí la capital de Croacia como mi destino Erasmus, muchas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − 3 =