Un café con Rubén y Lucía – “Algo Que Recordar”

El síndrome del eterno viajero, esa necesidad de esta siempre en constante movimiento. La pasión por los viajes les unió hace cuatro años y esa misma pasión les lanzó a cumplir su sueño en 2013: la vuelta al mundo.

Estaban hartos, estancados en la rutina y necesitaban un cambio. “Antes de ser pareja ya teníamos la idea de dar la vuelta al mundo por separado, lo único que la de cada uno era un poco diferente. Cuando nos juntamos, ese sueño se potenció por diez millones”, nos cuenta Lucía con un gesto que denota estar recordando ese momento.

Lo único que necesitaron para tomar la decisión fue una copa de vino. “Esa misma noche nos decidimos y cogimos un avión a Pekín”

En unos meses de deshicieron de pertenencias y emprendieron rumbo al verano. A lo largo de 368 días recorrieron China, Laos, Tailandia, Malasia, Myanmar, Singapur, Indonesia, Filipinas, Hong Kong, Nueva Zelanda, Australia, Dubai, Argentina, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador y Nueva York. Una ruta que tiene su sentido, tal y como nos explica Lucy con brownie de chocolate en mano. “En verano la mochila pesa menos, la ropa es mucho más ligera…si un día tienes que dormir en la calle no lo sufres y lo que siempre decimos, todo mola más en verano, ¿no?”. Tal y como nos dijeron, “es el año que siempre fue verano”.

Sin embargo, antes de la gran aventura de la vuelta al mundo, publicaron uno de sus grandes proyectos fruto de su pasión viajera: “El Síndrome del Eterno Viajero”, un corto rodado durante una experiencia de un mes en Vietnam y Camboya que ha sisto por más de 550.000 personas en Youtube.

“El Síndrome del Eterno Viajero es la necesidad de querer estar constantemente en otro sitio, de sentir que hay otros lugares que quieres visitar, de no tener la necesidad de que haya un lugar al que tener que llamar casa y que cualquier lugar puede valer”

Sentir que no echas de menos la almohada, estar a gusto en cualquier parte, incluso tener más contacto con amigos a 5.000 kilómetros de distancia que viviendo en la propia ciudad, experiencias en primera personas que sólo se viven si estás de viaje. Han dormido en toda clase de alojamientos: hostels, en campings, aeropuertos….e incluso en la cima de un árbol en plena jungla de Malasia.

Han tenido la suerte de viajar por países vírgenes de turistas como Bolivia o Mianmar y ciudades bohemias como Buenos Aires o Nueva York. También probar cada día un plato distinto en China y enamorarse de delicias innombrables como el Roti Boom de Malasia. Eso le pasó a Rubén. “Lucy es la que hacen que pasen cosas y experiencias y yo soy el que hace que no muramos en el intento”.

Sin embargo, al preguntarles por un lugar se quedan con casa. “Nos fuimos de España renegando de todo y sin embargo durante el viaje te vas dando cuenta de lo bueno que tiene, Madrid es una de las ciudades con más vida del mundo”, asegura Rubén, y por primera vez denota gesto serio pese a su semblante de tipo simpático. Al final de cada viaje quedan recuerdos y personas. Es difícil escoger uno solo y ambos coinciden en ello.

“El viaje te cambia por dentro y encuentras algo positivo en todos los países, era un billete de ida sin vuelta a nuestra vida anterior”

Un viaje que te permite estar en sintonía con tus valores, “si no vives como piensas acabarás pensando como vives”. No dejarse atrapar por el trabajo y vivir de acuerdo a tus principios. Una pareja que nunca soñó con vivir viajando y que ahora lo han convertido en su estilo de vida, tal y como afirma Lucía. “Durante el viaje te estás exponiendo constantemente a tu manera de pensar, a cambiar de opinión”.

Una larga lista de destinos que les han dejado vivencias imborrables. Un síndrome del eterno viajero que les ha abierto el apetito y gracias al cual ya están planeando su siguiente viaje. ¿Centro América, África o Asia? Eso se lo tendréis que preguntar vosotros.

 Lucy y Rubén, viajeros empedernidos, culos inquietos y buenos chicos en general.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 2 =