Recorriendo el norte de Inglaterra: Lancaster y York

Seguro que a más de uno con eso del Brexit le apetece marcarse una escapada de otoño a Inglaterra. Si lo hacéis, marcaros en vuestro mapa dos encantadoras ciudades situadas al norte de la isla: Lancaster y York. Mi consejo es que le dediquéis un día a cada una de ellas, porque merecen más que la pena. Aunque, para ser francos, York bien se merecería dos días. Decidáis lo que decidáis, abrochaos el cinturón, ¡que nos vamos!

Cómo llegar

como-llegar-a-lancaster-y-york

Si voláis hasta Reino Unido, el mejor aeropuerto para visitar ambas ciudades es el de Manchester, una vez allí encontrareis trenes directos que llegan hasta el centro tanto de Lancaster como de York. Si andáis escasos de presupuesto y queréis ahorraros unas libras siempre tendréis la opción de la compañía de bus británica por excelencia, National Express. Con ellos en unas cuatro horas y media desde Manchester y pagando unas 15 libras llegaréis hasta York. Si vuestro primer destino es Lancaster, tardaréis poco más de horas y os costará unas 10 libras.

Lancaster

Por la mañana

Lancaster es una ciudad llena de historia y cultura, por lo que vais a tener un día repleto de sitios que visitar. Localizada en el Condado de Lancashire, al noroeste de Inglaterra, esconde entre sus riquezas los restos de un asentamiento romano, ubicado allí 2000 años atrás. Los restos de estos edificios son aún visibles en Castle Hill, uno de los primeros sitios que os recomiendo visitar.

castillo-lancaster

Otro de los lugares de obligada parada es el castillo de la ciudad y, más recientemente, antigua prisión. El interior es sólo posible visitarlo mediante una visita guiada y actualmente se encuentra en obras, por lo que os recomiendo que lo dejéis en el listado de pendientes para vuestro próximo viaje. Hoy en día el edificio continúa albergando juicios, por lo que el atractivo del lugar se hace mayor. Los alrededores de esta fortaleza bien podrían servir para el emplazamiento de una película, pues las vistas desde la colina son simplemente espectaculares. ¡Será el momento selfie por excelencia! 😛

Tras visitar estos lugares es hora de bajar al pueblo, donde preciosos canales atravesados por puentes romanos y más modernistas decoran todo el paisaje de Lancaster. Os recomiendo pasear tranquilamente por ellos porque el encanto que tienen, ¡es prácticamente imposible explicarlo con palabras!

A la hora de comer os aconsejo algunos lugares como el restaurante “Verdes”,”The Penny bank”, o “La Bella Italia”, una famosa cadena de comida italiana británica. Los encontraréis todos en el centro de la ciudad, por lo que no tendréis pérdida.

Por la tarde

williamson-park-lancaster

Con las pilas ya cargadas, es hora de culminar nuestra ruta visitando lugares como el museo de la ciudad, que es gratuito y se recorre cómodamente en apenas una hora; la catedral o la multitud de iglesias que se distribuyen a lo largo de todo Lancaster. Entre ellas destacaría la Priory Church, con su impresionante torreón neogótico. El muelle también lo encontrareis por los alrededores del centro y la verdad es que merece la pena hacerle una visita.

Para finalizar el día no hay mejor manera de hacerlo que recorriendo el Williamson Park, sin duda uno de los lugares mas mágicos de la ciudad. En él podréis encontrar, además de unos paisajes increíbles, el palacio Dukes, lugar en el que se celebran diversos espectáculos todos los años.

Por la noche

noche-lancaster

Si queréis tomaros unas buenas pintas antes de dormir y disfrutar del ambiente británico os recomiendo visitar varios pubs en los que el buen clima estará mas que asegurado como son el Liquid, El Cuba, el Revolution, Walkabout, Toast o Sugarhouse. A pesar de su apariencia tranquila, ¡en Lancaster la fiesta abunda!

York

Por la mañana

Al igual que Lancaster, York es una ciudad que fue fundada por los romanos hace 2000 años, pero que a diferencia de ella el turismo que recibe es tres veces superior. De hecho, es uno de los lugares mas visitados de toda Inglaterra.

Visitar York puede resultar algo caro, por eso os recomiendo que os hagáis con la tarjeta York Pass, que podréis conseguir online o en su oficina de turismo y os permitirá obtener descuentos en todas las atracciones que queráis visitar.

york-minster

Con un pie ya en la ciudad, uno de los primeros sitios al que debéis dirigiros es la catedral, la York Minster, aunque si decidierais visitarla al completo bien podríais dedicarle un día al completo. Mi consejo es que hagáis una visita express de hora y media máximo, ya que con este tiempo será suficiente para que podáis ver la esencia de este gran edificio. Una de las actividades que a todos los turistas gusta es subir los 275 escalones del torreón principal de la catedral para poder disfrutar de las increíbles vistas que os esperarán al final del recorrido.

Otro de los puntos de interés de York es el museo de Yorkshire y, cómo no, los bellísimos jardines que lo rodean. Es aquí donde encontraréis las ruinas de St Mary’s Abbey, una abadía que data del año 1088; los restos de un fuerte romano y un edificio medieval que fue utilizado como hospital.

Uno de los encantos de este lugar se basa simplemente en caminar por sus calles, ya que el arte inunda toda la ciudad y es muy frecuente encontraros cuadros colgando en sitios tan inesperados como la muralla medieval de la ciudad. Esto es debido a una genial iniciativa denominada “the Grand tour in York”. Su objetivo es exponer 49 obras de arte a lo largo de toda la ciudad utilizando como emplazamientos los edificios históricos, plazas o murallas.

Seguro que después de tanta visita cultural, el hambre aprieta, así que es hora de probar bocado. Os aconsejo lugares como Barbakan o the Park Restaurant, ambos emplazados en el centro. Si se os hace algo tarde, no os preocupéis porque encontraréis puestos de fast food a lo largo de sus calles principales.

Por la tarde

jorvik

Ya con la barriga llena podremos continuar nuestro camino. Ahora toca sacar nuestro lado más salvaje y dirigirnos a Jorvik, que es como denominaron los Vikingos a la ciudad de York. Jorvik es una reconstrucción de la ciudad vikinga tal y como fue miles de años atrás en la historia. Además de la increíble ambientación de la época con ropajes, personajes, casas y demás costumbres vikingas, lo más espectacular es que esta recreación se encuentra ubicada justo debajo de los hallazgos arqueológicos que se encontraron de esta misma ciudad.

El río Ouse cruza la ciudad, por lo que si estáis cansados de andar de un lado para otro, es vuestra oportunidad para disfrutar de un tranquilo y relajado paseo en barco y, por qué no, descansar un rato mientras inmortalizáis el momento con vuestros móviles y cámaras.

Por la noche

pub-york

York es una ciudad muy animada, por lo que las noches se alargan siempre más de la cuenta. El mejor pub, bajo mi punto de vista, es el Attic by night. Sin embargo, si buscáis algo mas tranquilo para tomar un buen cóctel os recomiendo el Chapter house.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 3 =