Qué hacer un día en Lisboa

Que hacer un dia en Lisboa

Me resulta complicado describir con exactitud las sensaciones que tengo cuando piso suelo lisboeta después de haber vivido allí cerca de cinco años, pero se acercan mucho a un estado de felicidad completa. Noto que se me dibuja una sonrisa en mi cara que me suele acompañar durante toda mi estancia. En parte gracias a la hospitalidad de Sole, mi hermano lisboeta.

Esa sensación la he tenido hace un par de semanas, pues he estado de visita a esta preciosa ciudad. Qué maravilha estar de volta! Claro que mi felicidad es doble puesto que tengo la suerte de contar con un montón de amigos con los que matar saudades.

Aprovechando mi estancia os quiero escribir lo que para mí sería un día perfecto en Lisboa.

Lisboa por la mañana

Para empezar el día, ¿dónde desayunamos? En el centro de Lisboa están 3 de las cafeterías más famosas de Lisboa (y por ende, las más turísticas): La Pastelaria Suiza y el Café Nicola en la Praça do Rossio y A Brasileira en la Praça del Chiado. Yo reconozco que soy de la estirpe de los que raramente salen de casa sin desayunar, pero en caso de hacerlo fuera me iría a uno de estos porque me gusta el ambiente cosmopolita que se respira en ellos.

Ya con las pilas cargadas es momento de pasear. Si buscamos una calle transitada en Lisboa, esa es la rua Garret en el Chiado, siempre llena de vida. Yo sí soy de los que tenemos una sensación de bienestar al entrar en una librería (vicio que me ha pasado de mi querida Nana) por lo que por esa zona suelo visitar la mítica Livraria Bertrand, aunque hay muchas más en los alrededores.

Continuaría el paseo por la Baixa, que poco a poco se está rehabilitando con hoteles y comercios, dando vida a una de las zonas más turísticas de la ciudad. Antes de acabar en la Praça do Comércio, por fin abierta al mar después de muchos años de obras, os recomendaría una visita al Museu de Design e Moda. A mí personalmente me encanta.

En la Praça do Comércio hay un montón de terrazas y restaurantes chulos, si bien mi sitio preferido es el “Wine Tasting Room”, un sitio de promoción de vino portugués donde uno puede probar gratis (y también comprar) algunos caldos de la región, por los cuales siento una enorme pasión.

¿Y para comer en Lisboa?

 

Toca montarse en el mítico tranvía 28 con dirección a Alfama y decirle al conductor que nos avise en la parada de la rua das Escolas Gerais 54. Allí es donde se encuentra el Ti Natércia. Un restaurante pequeño, auténtico. ¡Para mí de culto! Allí, además de encontrar la simpatía de la dueña, Natercia, podéis probar el bacalao en todas sus formas, aunque la especialidad de la casa es el “Rolo de Bacalhau”. Para chuparse los dedos (y salir a rolos jeje).

Claro que si buscáis algo más sofisticado y queréis probar las mejores marisquerías de Lisboa, os tengo que hablar de la Cervejaria Ramiro, para la cual no tengo palabras para describirla, por eso os pongo unas fotos de lo que os podéis encontrar allí y la Cervejaria da Esquina, situada en uno de los barrios más desconocidos y auténticos de Lisboa, Campo de Ourique ydirigida por uno de los mejores chefs de Portugal, Vitor Sobral. Os pongo unas fotos con lo que os podéis encontrar aquí. Gracias Oki, mi gran compañero de pádel lisboeta, por la invitación a este magnífico restaurante.

Las tardes en Lisboa

Terraza Hotel Mundial Lisboa
Terraza Hotel Mundial Lisboa

Si hemos visitado cualquiera de estos tres restaurantes necesitaremos un pequeño paseo para bajar la comida.

En caso de ir al restaurante Ti Natércia podemos tomar el café en “O Terraço” (Calçada do Marquês de Tancos, 3) y deleitarnos con sus vistas al río, para después visitar el Castelo de S. Jorge, uno de los emblemas de Lisboa. Si la visita se alarga, un mojito en el Chapitô siempre es una buena elección para después bajar callejeando por Alfama, la zona de fados por excelencia. ¿Un sitio de fados en Alfama? Échale un vistazo a la Casa de Linhares, una de las más afamadas.

Para alargar las piernas después del Ramiro lo más aconsejable es visitar la Plaza de Martim Moniz, reformada hace poco con la instalación de varios puestos de restauración al aire libre. Y si queréis visitar una terraza de las más cool del momento, la encontraréis en la azotea del Hotel Mundial.

Si el homenaje os lo disteis en la Cervejaria da Esquina, entonces vuestro paseo tendrá lugar por Campo de Ourique. ¿Qué visitar allí? Está de estreno el Mercado de Campo de Ourique, al cual yo no he tenido la oportunidad de ir pero que mi buena amiga Ana Carreira sí lo ha hecho este fin de semana y me ha dado un feedback muy positivo.

Lisboa por la noche

Fiesta en Barrio alto Lisboa

Para la noche he dejado el Barrio Alto, donde hay un montón de sitios en los que cenar bien.  Por mencionar dos: A Bota Alta (buen bacalao y relación calidad-precio) y el Lisboa À Noite, el favorito de otro de mis amigos lisboetas, Alberto. Después lo mejor es perderse por sus calles abarrotadas y elegir el lugar más apetecible, aunque lo más normal es beber al aire libre. Cuantas noches he pasado yo por estas calles con Ali, Fátima, Miguel Ángel, Raquel, Maria do Carmo, Dario y el resto de cuadrilla. ¡Qué tiempos!

Otra zona para estar por la noche es la de Santos, aunque la que ahora está muy de moda es Cais do Sodré, donde no podréis dejar de ir a la Pensão Amor.

En otro post (que esté ya me salió un poco ladrillo jeje) hablaré de las discotecas de Lisboa para así completar el día y la noche en Lisboa.

Dos últimas notas: si vuestra visita a Lisboa es un martes o un sábado es visita obligada a la Feira da Ladra, un rastro donde podéis encontrar todo tipo de objetos. Si es un domingo y vais en pareja o familia, una visita a Belén (ummm esos pasteles) o al Campo de las Naciones.

Escrito por
More from Jacobo Camba

De viaje en Estambul. Primeras impresiones

El viernes pasado inicié un viaje a Estambul de nueve días,...
Leer más

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =