Fin de curso en Holanda: Amsterdam, Volendam, Marken y Delft

Amsterdam
Amsterdam

Como un paisaje de cuento permanente, así es Holanda. Un país lleno de encanto y una magia que hace que quieras recorrer cada rincón de este trocito europeo. Hace varios años tuve la oportunidad de vivir mi fin de curso en varios países de Europa, pero sin duda mi preferido fue Holanda. La gastronomía, la gente, la cultura…este país es perfecto para disfrutar con los amigos de una experiencia viajera única. Sin más dilación, os cuento mi paseo por cuatro ciudades Holandesas. ¡Espero que os guste!

Amsterdam

Como otras capitales europeas, Amsterdam es una de las ciudades con más ritmo y posibilidades del país, y es que la capital holandesa es perfecta para los amantes del arte, la cultura, la gastronomía o simplemente de los viajes. Mi visita a la ciudad de los tulipanes duró dos días en los que tuve la oportunidad de conocer bastantes de los atractivos de la ciudad y me parece un destino muy recomendable para un viaje de fin de curso. Moderna y tradicional a la vez, en Amsterdam encontraréis desde antiguos molinos hasta tiendas con infinitos tipos de condones. ¡Comenzamos la ruta!

Molinos Amsterdam
Molinos Amsterdam

La fábrica de Heineken, el Museo Van Gogh, la casa de Ana Frank…Amsterdam guarda en sus calles pequeños trocitos de la historia. Os aconsejo, en la medida de lo posible, que os empapéis de estos lugares que os mostrarán desde cómo se fabrica una de las cervezas más famosas del mundo hasta donde se ocultó uno de los personajes más famosos de la historia de nazismo.

Y si podéis, no dudéis en hacer el recorrido por estos lugares en bicicleta, el medio de transporte por excelencia en la ciudad y desde el cual podréis contemplar los diferentes estilos arquitectónicos con los que cuenta la ciudad o la multitud de canales sobre los que se asienta la capital holandesa.

Otras de mis recomendaciones es que guardéis un hueco en vuestro viaje para pasear por el famoso Barrio Rojo. Lejos de hacerlo por morbo, creo que merece la pena visitar uno de los barrios más antiguos de la ciudad en el que además de encontrar tiendas de lo más curioso, podréis observar muestras de la arquitectura del siglo IV y sobretodo contemplar de los gestos de respeto y tolerancia que los holandeses tienen con esta profesión. Además, si sois amantes de lo alternativo, en este barrio podréis disfrutar también de cafeterías, bares de música jazz y otros bares en los que recargar fuerzas para seguir conociendo Amsterdam y si queréis ser originales con vuestros souvenirs no olvidéis pasaros por la Condomerie, una famosa tienda que vende condones de todas las formas y estampados ¡regalazo!

I Amsterdam
I Amsterdam

De todo lo que visité en esta ciudad, uno de mis lugares preferidos fue la Museumplein o plaza de los museos, que además de albergar tres de los grandes museos de la ciudad y el espectacular teatro de la ópera, es un espacio que cada cierto tiempo celebra festivales y eventos de diferentes temáticas ¡al aire libre! Además, aquí encontraréis el famoso monumento I Amsterdam, en letras rojas y blancas y donde no podéis dejar de haceros una foto-recuerdo antes de descansar en el inmenso césped de esta artística plaza.

Otra de las cosas que más me llamó la atención de Amsterdam es la presencia de mercadillos callejeros. Tabaco, maquillaje, fruta, ropa…en estos mercadillos podréis encontrar ¡todo lo que os imaginéis! y lo mejor de todo es que en la mayoría de los puestos los vendedores hablan inglés, por lo que regatear y comunicaros con ellos ¡no supondrá ningún problema!

Mercado de las flores
Mercado de las flores

Y de los mercadillos nos vamos al Mercado de las flores, un mercado situado encima del Canal Singel en el que encontraréis todo tipo de flores, plantas, semillas y los famosos bulbos de tulipán que todos nos llevamos para plantar en nuestras casas.

Colorido, mezcla de olores, gente,ambientazo…el Mercado de las flores es uno de los símbolos de la ciudad.

Además de todo esto, en Amsterdam podréis asistir en directo al proceso de fabricación del queso. Mi grupo y yo tuvimos la oportunidad de ver, de la mano de una mujer vestida con un atuendo de lo más tradicional, cómo se fabrica el queso desde el minuto uno. Desde una fábrica con siglos de historia nos fueron explicando todo el proceso, para después tener la oportunidad de degustar varios tipos de queso elaborados de forma artesanal. Tras la cata podéis aprovechar para adquirir alguno de estos quesos en la tienda de la que disponen, ya que el sabor no os dejará indiferentes. Con nueces, hierbas…mi recomendación es que compréis el queso de cabra ahumado ¡para chuparse los dedos!

Fábrica de queso
Fábrica de queso

La historia de mi viaje a Ámsterdam acaba en otro de los imprescindibles de la capital de Holanda: los Coffeeshop. Bien vistos por algunos y rechazados por otros, creo que visitar alguno de ellos forma parte de esencia y diferencia de la ciudad. Yo tuve la oportunidad de entrar en el conocido Bulldog (que cuenta con cinco sucursales repartidas por la ciudad), Abraxas y en alguno más y os animo a disfrutar de su ambiente buenrollero. ¡Seguimos recorriendo Holanda!

Volendam y Marken

A unos 20 km de Amsterdam se encuentra Volendam, un pueblecito de pescadores perfecto para perderse entre sus calles. Volendam es uno de los pueblos que a día de hoy conserva la tradición holandesa y eso se puede apreciar tanto en sus habitantes, muchos de ellos ataviados aún hoy con los trajes tradicionales, como en su puerto, que conserva una amplia muestra de los antiguos barcos pesqueros que se usaban en las labores de pesca.

Puerto Volendam
Puerto Volendam

En la zona del puerto podéis aprovechar para pasear por las diferentes tiendas que allí encontraréis y degustar un rico pescado fresco elaborado de diferentes maneras ¡fish&chips incluido!

Volendam cuenta también con algún museo, pero sin duda lo mejor de la visita a este pueblecito pesquero es dejarse atrapar por su tradición y disfrutar de la tranquilidad que se respira mirando al inmenso mar que lo rodea.

Mar en Volendam
El mar en Volendam

Si en vuestro viaje a Holanda os pasáis por Volendam, no podéis dejar de hacerlo por Marken, un pueblecito situado a unos 5 kilómetros. A pesar de que en Marken no hay demasiados atractivos llamativos, creo que este pueblo os sorprenderá por su sencillez y por la belleza de su paisaje.

Casas de madera, jardines de un color verde increíble, tranquilidad por las calles…Marken bien podría ser un decorado de alguna película de Disney.

Cerveza en Marken
Cerveza en Marken

Quizá, la zona con más marcha de Marken es la zona del puerto y aquí os recomiendo tomar una cerveza de cereza, frambuesa o algún otro sabor peculiar en alguno de los bares que encontraréis en el puerto de Marken.

Tanto Volendam como Marken se pueden ver en un día, así que aprovechar vuestro viaje a Holanda para ver el encanto y tradición de estos dos pueblecitos holandeses en los que además de degustar su deliciosa gastronomía podéis apreciar cómo fabrican sus quesos o como vestían sus gentes en la antigüedad.

Zuecos Marken
Con los zuecos puestos

Y como recuerdo de estos dos lugares no puede faltar en vuestra cámara de fotos la típica instantánea de vuestros pies metidos en los enormes zuecos que encontraréis fuera de algunas de las tiendas de souvenirs ¡os sentiréis como auténticos gigantes!

Delft

Vinculada desde siempre a la familia real holandesa, Delft es una ciudad universitaria muy sorprendente. En ella encontraréis desde museos hasta iglesias nuevas y antiguas que merece la pena visitar, pero sin duda si por algo es conocido Delft es por la cerámica que desde hace siglos fabrica. No podéis dejar de visitar la Royal Delft, la única fábrica de cerámica que desde el siglo XVII permanece en la ciudad y en la que encontraréis verdaderas obras de arte de cerámica pintadas de azul.

Delft
Delft

Os recomiendo recorrer los canales de esta ciudad en barco, visitar el jardín botánico y aprovechar para degustar una buena cerveza artesana y la gastronomía típica en alguno de los restaurantes o cafeterías que encontraréis a lo largo de la ciudad.

Y hasta aquí mi visita a Holanda. ¡Nos vemos en el siguiente capítulo de caminando por Europa con Natalia!

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − Doce =