El fin de mi sueño Erasmus

El fin de mi sueno erasmus

Los meses dieron paso al final de mi estancia en Groningen, Países Bajos, y dejaron la fragancia de un bonito recuerdo empañado de muchos momentos felices. Pero también ayuda la idea de volver a casa, aplicar todo lo aprendido en tu lugar de origen y adaptar tu nuevo yo a la situación de antes.

Es difícil decir adiós a algo tan bueno y que te ha aportado tanto

La opción de quedarse unos meses más trabajando se presenta tentadora y si consigues un trabajo mucho mejor. En mi caso, Groningen se vacía de Erasmus en verano, ya lo viví durante las navidades. Quedan algunos estudiantes de Máster y habitantes de la localidad que harán nuestra estancia improvisada más amena. Sin embargo, en mi caso, no encontré trabajo y regresé a Madrid el 30 de junio. Causalidad o no, más tarde viajé a Dakar, Senegal, gracias a una ONG con la que colabora mi Universidad de Groningen. Está claro que la internacionalización abre tanto mentes como puertas.

bicicleta erasmus

Para el que llega de Erasmus, probablemente su visión habrá cambiado, experimentará un extraño viaje temporal donde sus amigos y amigas siguen siendo como fueron antes de que se marchase. Nada ha cambiado, quien se fue ha cambiado. En mi caso, la ciudad de Madrid se ve con otros ojos después de haber pateado otras grandes urbes como París o Berlín. El bullicio de la ciudad se te hace extraño y demasiado estresante. Se echa de menos ir a todas partes sin bici, se te olvida el mal tiempo del que te quejabas allí en el norte, añoras quedar todos los días con amigos y, en el caso de que vuelvas a casa de tus padres, la independencia que vivir solo te permitía. Las semanas sin parar con distintos planes todos los días se acaban, tocará rutina y algo de aburrimiento.

amigos erasmus

Por todo esto es fácil caer en la apatía y aquel estado de “depresión posterasmus”, reconocido como desajuste psicológico en Francia según un artículo de El Confidencial. Para evitar permanecer por ese estado durante más tiempo de lo necesario es aconsejable mantener el contacto con los amigos de fuera, seguir con los amigos de antes, hablar de las emocionantes historias que vivimos, apuntarse a alguna organización de actividades para Erasmus como ESN u ofrecerse como buddy para el estudiante que llega nuevo y, sobre todo, si el bolsillo lo permite, seguir moviéndose, ir a visitar a algún amigo internacional o que ellos te visiten a ti.

amigos erasmus 2

La experiencia Erasmus habrá hecho meya en el estudiante. Una historia que marcará una etapa de su vida y tal vez alce su currículo personal frente a otros competidores del mercado laboral, además de otros méritos. El recuerdo no lo es todo y siempre quedan los amigos forjados en ese tiempo para rememorar y crear nuevas aventuras.

fin erasmus

No es un adiós para siempre como tal sino un “hasta luego” para después rencontrarse en otros lugares. Por eso es lícito confirmar la frase de: “Una vez Erasmus, siempre Erasmus”.

 

Escrito por
More from Pilar Bebea

Couchsurfing: durmiendo en casa de un extraño

Un sofá en cada casa es sinónimo de alojamiento para...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =