Consejos para viajar a Europa

¿Estás organizando un viaje con tus colegas? Os apetece hacer una escapada un poco más larga y decidís traspasar las fronteras: elegís el destino y de repente os empiezan a surgir las dudas. ¿Tenemos que hacernos el pasaporte? ¿Tenemos que contratar seguro médico? ¿Cómo hacemos el cambio de moneda? The Fun Plan os trae la guía definitiva con todos los consejos y trámites que tenéis que realizar para viajar a Europa.

 

¿Necesito pasaporte?

Pasaporte

Desde 1995 está vigente en diferentes países el Acuerdo de Schengen, el cual, permite la libre circulación de pasajeros entre los países firmantes. Actualmente se encuentran dentro de éste los siguientes: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, Suecia y Suiza. Sí, tenéis razón, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza no están dentro del tratado de la Unión Europea, sin embargo, sí reconocen el DNI como documento oficial acreditativo de identidad.

Por el contrario, hay países de la Unión Europea que no firmaron el Acuerdo de Schengen, por lo que necesitaréis de forma obligatoria el pasaporte. Se trata de Bulgaria Chipre, Croacia, Irlanda, Reino Unido y Rumanía.

Aunque viajéis a un país en el que se reconozca el DNI como documento oficial, os recomendamos que, si lo tenéis, llevéis el pasaporte, pues siempre puede venir bien tenerlo con vosotros. Si tenéis pensado viajar bastante o queréis ser precavidos y aún no lo tenéis, podéis solicitarlo de la misma forma que el DNI: Bajo petición de cita previa en una comisaría. Su coste es de 26,02€ y tiene una validez de 5-10 años, dependiendo de vuestra edad, 😉

Ahora os ponéis en lo peor: solamente tenéis el DNI y, por cualquier motivo, os desaparece. Si tenéis pasaporte no hay problema y si no, ¡que no cunda el pánico! En todos los aeropuertos hay una comisaría en la que os pueden gestionar la tramitación de un nuevo documento de identidad o, al menos, uno provisional para que podáis seguir disfrutando de vuestro viaje.

 

Seguro médico

Si tenéis un seguro privado médico, lo más probable es que éste os cubra también la sanidad si viajáis a Europa. De todas formas, lo mejor es llamar por teléfono a la empresa en cuestión para aseguraros de ello.

Si vais por la seguridad social, debéis solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea, la cual, es válida para todo el territorio europeo, es decir, además de los países pertenecientes a la Unión Europea, también Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Esta tarjeta acredita el derecho a recibir la atención médica, en caso de ser necesaria, durante vuestro viaje y podéis pedirla siempre y cuando estéis cotizando en la seguridad social. Si no sois trabajadores en activo y sois menores de 26 años, podéis solicitar ser beneficiarios de uno de vuestros padres/tutores para expedirla con su número de seguridad social y que os cubra este servicio. La Tarjeta Sanitaria Europea tiene una validez de 2 años y es gratuita. Si queréis comenzar los trámites para obtener la vuestra, podéis hacerlo entrando aquí.

Es preciso que hagáis los trámites con tiempo suficiente, ya que desde que se solicita hasta que se recibe en el domicilio pueden transcurrir una media de 10 días laborales.

 

Cambio de moneda

Cambio moneda Europa

Si bien uno de los aspectos positivos del euro es que puedes moverte entre países sin realizar cambio de moneda hay algunos países que aún conservan la propia. Hablamos de Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Polonia, República Checa, Hungría, Croacia, Rumanía y Bulgaria. No os olvidéis de los países que están dentro de territorio europeo pero que no pertenecen a la Unión Europea y, por tanto, tampoco utilizan el euro: Suiza y Noruega

Para hacer el cambio de moneda, tenéis varias opciones:

  • Sucursal bancaria país de origen
  • En los aeropuertos y hoteles
  • En las casas de cambio

Aunque en el mismo aeropuerto del destino podamos hacer el cambio de moneda, a todos nos gusta viajar con la seguridad de llevar algo de dinero en la moneda en la que vamos a tener que pagar, por eso, si viajáis en grupo, lo mejor es que pidáis todo el dinero a una misma sucursal bancaria. Los bancos, además de venderos la moneda al precio del día en el que recojáis el dinero cobran una comisión (varía en función de la entidad). Dependiendo de la moneda que necesitéis, tardarán de 2-7 días en recibirlo.

Los aeropuertos son la opción más cómoda y práctica, ya que se puede cambiar dinero a cualquier hora y cualquier día independientemente del cambio que queráis hacer. Sin embargo, es la opción menos recomendable, ya que suelen aprovechar la oportunidad y tener unas comisiones más altas que los bancos y casas de cambio. Los hoteles también suelen tener la posibilidad de realizar cambios de moneda, pero ocurre lo mismo que en los aeropuertos respecto a las comisiones.

En cuanto a las casas de cambio, ¡hay de todo! Lo mejor es que os informéis por Internet y comparéis antes de elegir una, ya que de esta forma conseguiréis el mejor precio.

A la vuelta de vuestro viaje, recordad que solamente os cambiarán el dinero sobrante que tengáis en billetes, por lo que antes de iros del país en cuestión, tendréis que deshaceros de todas las monedas o utilizarlas a la vuelta a modo de recuerdo de este gran viaje.

Por último, cabe señalar que además de pagar en efectivo, también tenéis la opción de hacerlo con tarjeta y fuera de España no suelen tener un mínimo para poder hacer uso de ésta. Si sois un grupo pequeño y conseguís coordinaros, es una de las mejores opciones ya que no existen comisiones como tal, sino que el cargo se te realiza en la cuenta de forma automática al precio que esté la moneda en el momento del pago.

 

Pago con tarjeta

Como acabamos de decir, es la opción más cómoda y económica; aunque siempre es bueno llevar cash por si esta opción falla, se pierde, no funciona…

A la hora de utilizar una tarjeta en el extranjero, lo mejor es usar una de crédito, ya que no suele dar problemas de funcionamiento y es aceptada en cualquier sitio. En el caso de las de débito, hay ocasiones en las que no te las aceptan (máquinas expendedoras de billetes de tren en Londres, por ejemplo), por lo que siempre tenéis que tener una segunda opción por si os ocurre esto.

Si bien pagar con tarjeta es muy buena opción, os recomendamos que el sacar dinero de un cajero automático lo utilicéis como ultimísima opción, ya que los costes de esta operación son bastante elevados. Informaros de esto en vuestro banco antes de viajar, ya que pueden tener acuerdos para que las comisiones sean más bajas o podéis ser de los afortunados que no tengáis coste alguno por las características de vuestra entidad.

Cambio de hora

Cambio hora Europa

Aunque suene muy evidente, si habéis viajado alguna vez por Europa seguro que os ha ocurrido: Estáis visitando la ciudad y no miráis al reloj, os vais a duchar a casa y no os dais cuenta de la hora… Total, que cuando os ponéis a buscar un sitio para comer o cenar os encontráis que está todo cerrado (¡benditos locales de comida rápida abiertos a todas horas!). Y es que, aunque a razón de huso horario solamente haya una variación de 1-2 horas entre los diferentes países, hay que decir que los españoles somos los que hacemos las cosas más tarde: levantarnos, las comidas, salir del trabajo, salir de fiesta… Por norma general, en los países europeos, la comida se hace en torno a las 12.30-13.30 y la cena de 18.30-20.00, así que, si queréis disfrutar de la gastronomía del país que visitéis, ¡intentad mirar el reloj alguna que otra vez!

 

Teléfono móvil

Movil en Europa

Whatsapp, Facebook, Instagram… forman parte de nuestra vida y nos encanta compartir nuestros viajes a través de estas redes, pero ¡cuidado! Aún no está en vigencia la libre itinerancia de datos dentro de la Unión Europea, por lo que lo mejor es desactivarlos antes de montarte en el avión y funcionar únicamente con Wi-Fi. Esto tiene dos beneficios: Durante unos días podrás disfrutar realmente del viaje y no hacerlo a través de una pantalla y, por otro lado, os sorprenderá la cantidad de locales, calles y lugares en los que encontraréis Wi-Fi gratuito, por lo que podréis seguir contando vuestros pasos a lo largo de vuestra aventura, ¡aunque sea en diferido!

Respecto a las llamadas, aseguraos llamando a vuestra compañía telefónica que tenéis activada la tarifa roaming, de tal manera que cuando llegues al país en cuestión, recibas un mensaje informativo de las tarifas tanto de emisión como de recepción de llamadas.

Por suerte, ya se ha aprobado la eliminación de este tipo de facturación y a partir de junio de 2017, tendréis vuestra misma tarifa en cualquier país de la Unión Europea.

 

Si tenéis cualquier otra duda acerca de vuestro viaje o necesitáis más información para realizar los trámites, el equipo de The Fun Plan estará a vuestro lado en todo momento para ayudaros y que vuestro viaje sea perfecto, 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 3 =