Bratislava en un día

La capital eslovaca se ha convertido en una de las visitas europeas obligadas dada su ubicación y su oferta lúdico-cultural. Muchos aprovechan para visitarla tras su paso por Viena (se encuentran a tan sólo 65km), y aunque la ciudad austriaca se lleva la palma en cuanto a cultura, Bratislava mejora con los años, como el buen vino. ¿Os animáis a visitarla?

Por la mañana

Bratislava

Llegados a las orillas del Danubio, Bratislava nos recibe con los brazos abiertos. Se trata de una ciudad pequeña, por lo que no tendréis que ir corriendo de un lado para otro para recorrerla entera. Debéis disfrutarla a pocos y perderos por sus calles peatonales. Para comenzar, podéis caminar hasta la plaza mayor y descubrir la famosa estatua de Napoleón. Dicen que sus tropas estuvieron hasta en dos ocasiones en Bratislava y que el general se enamoró de una enfermera eslovaca, de modo que decidió quedarse a vivir allí.

“Es recomendable hacer alguno de los Free Tour que se ofrecen en la ciudad, ya que os contarán historias divertidas sobe Bratislava y se os hará más ameno el viaje”

Dónde comer

Lo normal en la cocina eslovaca es comer una sopa y un plato principal de carne debido a su orografía y su clima. Entre los platos típicos, destacan el bryndzové halusky (patatas con queso de oveja y bacon frito por encima) y los pirohy (pasta rellena de queso de oveja o carne).

Algunas recomendaciones son el Slovak Pub (calle Obchodna 62) o el Sladovña (calle Sedlárska 1), aunque si lo que buscáis son precios más económicos, por menos de 4€ podéis degustar un menú en el Segner Lounge.

Por la tarde

iglesia bratislava

Ya con el estómago lleno, las opciones son diversas. Por un lado, no podéis iros de Bratislava sin visitar su famosa iglesia azul. Su peculiar color dota al edificio eclesiástico de un aura diferente que hace las delicias de los fotógrafos amateurs. Sin embargo, un poco más alejado se encuentra el Museo del Danubio. Sus exposiciones suelen ser interesantes, además de que en sí el edificio merece un paseo. Sus cristales os permitirán ver el Danubio en pleno esplendor y os harán volar por sus aguas.

“Recordad que desde Bratislava se pueden encontrar vuelos muy baratos a otras ciudades europeas debido a su ubicación. Por menos de 10€ podréis visitar Berlín o Budapest”

Por la noche

bar bratislava

Las opciones nocturnas son variadas y muy apetecibles en la capital eslovaca. A pesar de su tamaño, Bratislava alberga numerosos pubs y el ambiente es muy divertido. Si queréis probar algo diferente, el Gallery Andy puede ser una opción dada su decoración al estilo de Andy Warhol (aunque el famoso artista nació en EEUU, toda su familia era eslovaca). Por otro lado, si queréis probar la cerveza artesanal, ¡el Bratislavsky Mestiansky Pivovar será todo un descubrimiento!

¿Os animáis a visitar Bratislava? ¡Una escapada de un día será suficiente!

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =