10 cosas que hacer en San Isidro 2016

Muchos dicen que Madrid no tiene unas fiestas como pueden ser la Feria de Abril para Sevilla o los San Fermines para Pamplona: los madrileños tienen su San Isidro ¡y que nadie se lo quite! Para todos aquellos que se estrenen en esta tradicional fiesta, os aconsejamos que sigáis al dedillo esta guía con las 10 cosas hacer en San Isidro 2016. Y para los que repetís (que seguro sois muchos), tampoco os perdáis este día con vuestros colegas. Seguro que en todos estos años os habéis dejado alguna tradición en el tintero…

Chulapos y chulapas ¿estáis listos para vivir un San Isidro inolvidable? Del 12 al 16 de mayo la capital se viste de fiesta.

1. Hacerse con un clavel

Clavel
¿Hay algo más castizo que un clavel rojo en la solapa del chaleco de los hombres o en el pelo de las mujeres? Ya os lo decimos nosotros: probablemente no. Así que ya sabéis, vuestra primera misión es buscar la floristería más cercana. Los hombres se lo colocan en el bolsillo del chaleco o, en su defecto, de la chaqueta y las mujeres en la cabeza asomado del pañuelo. Si no lleváis, siempre podéis colocarlo detrás de la oreja. La cosa es lucirlo 😉

 

2. Pasar el día a la pradera de San Isidro

Pradera
La celebración del día de San Isidro dura todo el día y para comenzar como debe ser tenéis que coger hueco en la explanada de la pradera de San Isidro (si lo conseguís, podéis sentiros los más afortunados del universo). Allí se reúnen madrileños y forasteros con un cargamento de comida y bebida que podría abastecer a toda la pradera entera, pero bueno ya se sabe el dicho mejor sobre que falte, ¿o no?

 

3. Tomar rosquillas (tontas y listas)

Rosquillas

Sólo los madrileños saben diferenciarlas, pero sí, aunque no os lo creáis hay rosquillas listas y rosquillas tontas, ¿cuál está más rica? Eso ya lo dejamos a gusto de cada uno, porque probar tenéis que probar las dos. Por la pradera encontraréis un montón de puestos que las venden, y ellos os sacarán de dudas así que dejar espacio en el estómago tras la comida porque el postre ya esta servido, ¡que aproveche!

 

4. Tomar agua de la fuente milagrosa

Y siguiendo con las tradiciones, son muchas las personas que el día 15 hacen cola a las puertas de la ermita de San Isidro para llenar sus botellas del agua milagrosa que sale de la fuente que alberga. La historia cuenta que la emperatriz Isabel de Portugal dio de beber de allí a su hijo enfermo Felipe II y ésta le curó milagrosamente. Verdad o no, esta costumbre típica de esta fiesta, y aunque no lo creáis por probar no se pierde nada, ¿no?

 

5. Recorrer las calles del centro y vivir el ambiente castizo

madrid san isidro

Una de las mejores cosas de este día es pasear por el centro entre toda la cantidad de gente que sale a la calle y el increíble ambiente que se crea. Miréis donde miréis solo habrá claveles, gorras de chulapo, colas de vestidos de chulapas y puestos de barquillos (que también tenéis que probar, ¡por supuesto!). Nosotros os recomendamos que bajéis la calle Preciados hasta la Puerta del Sol y de ahí poner rumbo hasta la Plaza Mayor, para llegar a nuestra próxima recomendación, ¡vamos a patear Madrid!

 

6. Ver una verbena en la Plaza Mayor

Una vez estéis en la Plaza Mayor os vais a encontrar seguro con una verbena, o el escenario que albergará una. Consultar sus horarios porque es requisito indispensable para vivir un San Isidro como debe ser. Y seguro que a partir de este momento os pasaréis todo el día coreando: “Pichi es el chulo que más liga…” o “Madrid, Madrid, Madrid…” Ya sólo os queda aprender a bailar un buen chotis, 😉

 

7. Ver el espectáculo de los cabezudos

Otro de los espectáculos más tradicionales de San Isidro es el desfile de cabezudos. Las calles de la capital se llenan de gente esperando ver a los chulapos y chulapas de enormes cabezas. Cada año es en un lugar, así que será mejor que lo consultéis antes para lo que ponen en marcha un app para móviles, así que más fácil imposible.

 

8. Aprender a bailar el chotis

Chotis

Como ya os adelantábamos, es muy importante que aprendáis a bailar un chotis, ¡seguro que os salen unos cuantos profesores voluntarios! Dicen que no es nada difícil, así que necesitaréis un poco de práctica para convertiros en unos expertos, o al menos, en algo parecido. Un lugar ideal para inciarse es el bar “El Madroño” del que os hablamos a continuación. ¡No puede haber una mejor pista en todo Madrid que este bar!

 

9. Tomar licor de Madroño

Madroño

Fotografía de fmpgoh

Tras pasar por la Plaza Mayor toca poner rumbo a La Latina en cuyo camino inevitablemente pasaréis por la Calle Segovia (está a dos pasos) y allí os encontraréis de frente con un bar llamado “El Madroño”. Probablemente no haya bar más castizo en todo Madrid. Si conseguís entrar (siempre está lleno) no hay duda acerca del qué pedir: unos chupitos de licor de Madroño, ¡lo sirven en vasitos de barquillo de chocolate! En la terraza ponen un organillo para aquellos que se atrevan a saltar a la pista de baile. ¿Seréis los primeros?

10. Bailar en las Vistillas

VISTILLAS

Cae la noche y, sin pensarlo dos veces, todos los madrileños ponen rumbo a Las Vistillas. Allí se concentra el ambiente más fiestero y suelen hacer conciertos o bailes con orquestas. Los bares de alrededor normalmente sacan las barras a la calle para que podáis pedir allí unas copas o lo que más os apetezca. ¿Qué mejor manera de despedir San Isidro hasta el próximo año (porque seguro se os quedan ganas de repetir) que bailando en una plaza rodeados de un ambientazo increíble?

 

Ya os sentís un poco más chulap@s, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =